Beneficios del vino

Sabemos que los componentes benéficos se encuentran en la cáscara de la uva, llamada también hollejo. Para la extracción de estos componentes debemos estrujar o romper la uva con una prensa, una vez que el jugo escurre, debemos incorporar también la piel u hollejo para poder extraer sus componentes, dentro de los cuales se encuentran sustancias pertenecientes a un grupo llamado polifenoles. Sabemos bien que estos polifenoles son antioxidantes sumamente potentes para el cuerpo humano, por ello a mayor extracción de componentes más beneficios traerá el vino.

Aunque la palabra polifenol se oye muy química es muy fácil de entender, poli significa que hay muchas moléculas y fenol es una molécula química de la cual están hechas todas las plantas verdes. Dentro de los polifenoles más conocidos tenemos el tanino, el antociano y el resveratrol, así como un sinfín de otras moléculas como los carotenoides que nos ayudan a conservar y mantener un estado de salud óptimo.

Si nos acercamos a los más importantes, encontramos que los taninos son los conservadores naturales para el vino, una buena proporción en los vinos hace que tengan longevidad en cava, pero debemos tener cuidado para que no se vuelva astringente a la boca. Mientras el tanino nos ayuda a deshacer la grasa de los alimentos para poder digerirla mejor, también nos ayuda a eliminar el colesterol del cuerpo, y si se hace un consumo diario y moderado evita que se vuelvan a consolidar a las paredes de las arterias, con ello evitamos los infartos que son la causa de muerte importante en nuestro país.

Seguidamente están los antocianos que son los colores del vino, estos junto con los carotenoides forman moléculas que nos evitan que la oxidación del cuerpo se realice, ayudándonos contra el envejecimiento, así que ya saben que ayuda contra las patas de gallo. Junto con ellos el resveratrol es uno de los componentes que todos deberíamos tener dentro de la dieta diaria, es un potente anticancerígeno natural, tan importante es que hoy en día se hacen cápsulas de resveratrol de consumo diario. Todos estos elementos en conjunto potencializan el efecto antioxidante, anticancerígeno y coronario en el cuerpo.

Finalmente no hay que perder de vista que para que el efecto sea benéfico es importante el consumo moderado, la altas concentraciones de estas moléculas en el cuerpo no son asimilables con eficiencia, por ello una ingesta moderada hace que la metabolización de los elementos clave para la salud como son taninos, antocianos y resveratrol sean absorbidos y creen el efecto benéfico al 100%. El consumo ideal es de dos copas de vino diarias, si excedemos las 4 o 5 el efecto se ve neutralizado, si el consumo es menor no se obtiene el resultado benéfico deseado.

Ya lo sabe, es más saludable beber con moderación 5 o 6 días a la semana, que un solo día con las mismas porciones.

Salud
Jesús

Jesús Díez
Jesús Díez
Químico / Enólogo / Viticultor Columnista, Conductor de TV, Radio y Catedrático. Director de la Escuela de Vinos, JESUSDIEZ/VINICULTURA
Jesús Díez® / 2024

El vino es pasión en una botella