Seguramente todos hemos estado alejados de nuestros papás por ciertos meses y añoramos el momento de volverlos a ver, abrazarlos y disfrutar con ellos una buena comida en familia. Posiblemente es un gran motivo para para disfrutar con él un buen regalo de una botella de vino o algún destilado. ¿Pero qué regalarle?. He aquí algunas opciones que posiblemente le podrían sorprender.

Primeramente, hay que saber cual es el estilo de vino o destilado que le gusta, para ello no necesitamos mucho conocimiento, una simple observación cada vez que lo veamos basta para saber si los vinos que le gustan son los estructurados y potentes o sutiles y elegantes, con esta simple premisa seguramente escogemos algún vino adecuado para el. Los favoritos de los papas son los vinos tintos antes que los blancos por naturaleza lo sabemos entonces podremos ahondar en algunas buenas propuestas para ellos.

Como primera opción y viviendo en México, la opción de un vino mexicano siempre será interesante, en este caso yo daría dos recomendaciones que seguramente llenarán las expectativas del papa, la primera se llama “1597” de Casa Madero, es un vino elaborado en Coahuila con mezcla de las mejores barricas del año, celebrando los 420 años de fundación. También podemos escoger algún vino de la zona de Ensenada bien conocidos por su alta calidad y en este caso me podría referir a “Rolu” un vino que está dando mucho de qué hablar por su modernidad y estructurado perfil.

Ahora que si quieren sorprender con alguna elaboración novedosa de zonas que posiblemente los papas no ahonden mucho, yo les recomendaría la zona de Napa o Sonoma donde van a encontrar cosas maravillosas como los zinfandel con gran expresión frutal como el de Caymus, o jugar con la potencia de un pinot noir de la zona de Santa María Valley, AVA localizada en Central Coast, sorpresa segura.

No dejemos de lado los grandes vinos argentinos o chilenos del cono sur que también nos sorprenden con sus elaboraciones. Y siguiendo con la potencia y estructura que veníamos hablando, podemos escoger un Purple Angel de la bodega Montes Alpha de uva carmenere emblemática de Chile, una delicia.

Pasando la cordillera de los andes encontramos grandes vinos de Argentina con muchas opciones maravillosas, pero si me dejan escoger, hay un Cadus single vinyard, (finca trocazas) increíble.

En el viejo mundo también tenemos vinos con elaboraciones contemporáneas como son los priorat y en especial un “Doix” de la bodega Mas Doix, verdadera maravilla, al igual que el “Nebro” de finca Villacreces en Ribera del Duero, con expresión de la milla de oro al máximo.

Si la opción está en vinos de menor estructura, con tendencia a más elegancia, sin duda podemos recomendar L´hospitalet de gazin, sutil con presencia y toda la elegancia de la zona de St Emilion.

Siguiendo con la elegancia seguramente mi mente viaja a la zona de Piamonte donde tenemos un Castello di Gaviano, de la zona de Montferrato que dejara fascinado a quien lo pruebe.

Esta selección está basada en gustos particulares y no en precios, sabiendo que el equilibrio entre la calidad y el precio siempre han sido mis premisas. Seguramente dentro de la selección anterior encuentren algo que les llame la atención para ese día del reencuentro con papá y la celebración que debe llevar ese día.

Un abrazo
Jesús

Jesús Díez
Jesús Díez
Químico / Enólogo / Viticultor Columnista, Conductor de TV, Radio y Catedrático. Director de la Escuela de Vinos, JESUSDIEZ/VINICULTURA
Jesús Díez® / 2024

El vino es pasión en una botella