Vinos, 10 años más de vida

En el mundo la bebida que más beneficios ofrece a los consumidores, sin lugar a duda es el vino, quien tiene sustancias que nos ayudan a infinidad de procesos en el cuerpo, hoy veremos algunas de ellas y cómo nos ayudan.

En la composición del vino podemos encontrar hasta 1000 sustancias diferentes, entre ellas minerales, aminoácidos, vitaminas y compuestos que nos ayudan a luchar contra la oxidación del cuerpo y hacer que este no envejezca.

Dentro de las sustancias encontramos agua en un 85%, alcohol 12-13%, y un 2-3% de otras 990 sustancias que están disueltas en el vino y que tienen incidencia directa a nuestra salud, veamos cómo nos ayuda cada una de estas.

El etanol, aunque parece un compuesto dañino es muy eficiente ayudándonos a hacer que la sangre sea mas liquida y evitar trombos, por ello es importante que cuando seamos mayores nos tomemos una copa diaria de cualquier producto que tenga alcohol, porque además de ayudar a la circulación, nos mantiene alegres y desinhibidos para vivir la vida. Sabemos que en grandes cantidades el alcohol es perjudicial al cuerpo, pero en pequeñas dosis diarias es un gran aliado para la longevidad.

Dentro de todas las sustancias que el vino tiene, las más importantes llevan el nombre de Polifenoles, llamados así porque son moléculas aromáticas que llamamos “fenoles”, que se unen unas con otras formando racimos o núcleos de muchas moléculas, por eso las llamamos “poli” o muchos.

Los polifenoles suelen ser muchos tipos y cada uno de ellos nos ayuda contra algún beneficio a la salud, por ello es importante beber una o dos copas de vino diarias.

Los polifenoles son moléculas que se encuentran en la cascarita de las uvas, llamado hollejo y que, por remojo con el mosto, jugo de uva o en vino, se diluyen y pueden llegar a nuestro organismo para encaminar el beneficio. Uno de estos elementos o sustancias es el color de los vinos llamado, antociano, el mismo que pinta los vinos tintos, las cerezas, ciruelas y demás frutos, y es producido por la insolación de la fruta como defensa a los rayos ultravioleta. Iniciando de este punto diremos que los vinos tintos son los de mayor beneficio que los blancos.

Dentro de esta familia de polifenoles están los conocidos taninos quienes nos ayudan a eliminar el colesterol malo y producir bueno, quitándonos los triglicéridos del torrente sanguíneo, reduciendo la grasa del cuerpo y normalizando la presión arterial. Imaginen que solo una sustancia como el tanino hace todo eso, cuánto nos podrán ayudar todas juntas. El tanino también nos ayuda a desnaturalizar la proteína que comemos y con ello digerirla mejor, es decir que ayuda al buen funcionamiento del intestino y la digestión.

Otro gran elemento del vino, bien conocido porque ayuda contra el cáncer es el resveratrol, quien es un potente antioxidante y anticancerígeno, de hecho, hoy en día venden pastillas de resveratrol, pero siempre es mas divertida una copa de vino.

Este mismo resveratrol tiene poderes antiinflamatorios nos ayuda contra las afecciones pulmonares, ayudando a que el pulmón no se inflame y que la respiración se realice de forma normal, como lo realizan hace más de 10 años en Inglaterra con pacientes que tienen asma y problemas pulmonares, con grandes resultados bebiendo una copa de vino tinto diaria.

Otro gran elemento, que es primo de los antocianos, taninos y resveratrol es la quercitina, quien nos ayuda a mantener la tonificación del corazón y sus arterias, importante para el buen funcionamiento general del cuerpo.

Todos los polifenoles actúan en conjunto ayudándose unos a otros para que el beneficio sea el máximo en el cuerpo, por ello se conoce que los polifenoles en conjunto son grandes antioxidantes naturales, es decir evitan que nuestro organismo envejezca.

Otro de los grandes beneficios del vino tiento es que la combinación de polifenoles nos ayuda a mantener las células del cerebro activas y libres de amiloide, una sustancia que se forma alrededor de las células del cerebro y nos evita que podamos realizar las funciones cerebrales normales cuando somos mayores, llevándonos a padecimientos como el alzheimer o la demencia senil. Dos copas diarias de vino nos ayudan a que este compuesto no se forme en el cerebro y podamos seguir teniendo la misma capacidad cerebral.

Finalmente, la medida de dos copas diarias además de aportarnos sustancias benéficas para el cuerpo nos ayudan a que no creemos células pre-adiposas en el cuerpo que son las responsables de que engordemos, así que mientras tomamos vino es difícil que se generen estas células que nadie quiere.

Con todos estos beneficios entenderán porque el vino es la fuente de la eterna juventud, pero siempre con medida porque si sobrepasamos las dos copas diarias empezamos a tener problemas con el alcohol y su eliminación, haciendo nulo el beneficio. Siempre dos copas e s lo ideal.

Ahora ya saben como pueden hacer que su cuerpo viva 10 años más sin ningún esfuerzo, salud a todos.

Un abrazo.

Jesús Díez
Jesús Díez
Químico / Enólogo / Viticultor Columnista, Conductor de TV, Radio y Catedrático. Director de la Escuela de Vinos, JESUSDIEZ/VINICULTURA
Jesús Díez® / 2024

El vino es pasión en una botella