Cuando lo hacemos por medio de un alambique las sustancias aromáticas suelen ser más abundantes, elegantes y precisas basadas en la materia prima de la cual se extraen, como por ejemplo un agave o una uva, y el volumen alcohólico es menor (75% alc. Vol.) pero con una gran carga aromática.

En el segundo caso, la columna de destilación del alcohol es mucho más elevada llegando a obtener el 96% alc. Vol., y por consiguiente la carga aromática es mucho menor y con elegancia limitada, generalmente se elabora a base de grano.

Sabemos que para elaborar un Martini se necesitan algunos elementos como una ginebra o un vodka en combinación con una infusión como es el vermut, hablaremos un poco de cada una de ellas, así como de la mezcla que le llamamos cóctel.

Empezaremos entendiendo lo que es un cóctel, el cual está basado en una mezcla de varias sustancias que en combinación y equilibrio nos dan una bebida aromática, amable, seco o ligeramente dulce en ocasiones y bien equilibrada en alcohol y sabores.

El fundamento de un cóctel es el equilibrio, por ello el alcohol así como los demás elementos deben estar en un volumen adecuado para que entre todo ello hagan una mezcla perfecta y no sobresalga ninguno de ellos, si logramos eso, seremos unos buenos mixólogos logrando la mezcla ideal.

Una de las acepciones de la palabra cóctel proviene del caribe y está basada en una planta de nombre cola de gallo o “cook tail”, con la cual se agitaban las mezclas de alcohol y fruta, basada en su naturaleza y dureza para realizar esta labor.

Para lograr un cóctel como un Martini debemos hacer una mezcla de algunos destilados e infusiones para llegar a la mezcla perfecta. Generalmente se elaboraba a base de ginebra en mezcla con un vermut. La ginebra bien conocida en Inglaterra después de ser importada de los países bajos, toma revuelo en América a principios del siglo XX, (1900). La ginebra es un destilado elaborado con base de granos, los cuales se fermentan y destilan en una columna de destilación la cual nos ayuda a obtener alcoholes altos en graduación (96%), pero bajos en aroma, por lo que el alcohol base para elaborar ginebra debe ser neutro, es decir ausente de aroma. Este alcohol se somete a un segundo proceso de destilación, el cual aportará aroma de diferentes frutas, flores, especias, las cuales están perfectamente equilibradas y balanceadas para obtener un carácter aromático específico en cada ginebra dependiendo el estilo y gusto. Se hace por un tipo de alambique especial el cual evapora el alcohol y lo hace pasar por cribas de sustancias aromáticas (fruta, especias) que aportan el carácter a cada ginebra, para después condensarlo y obtener alcohol, aromatizado por medio de destilación.

Hoy en día también se utiliza el vodka para hacer los Martini, teniendo la diferencia de que el vodka es un alcohol neutro a diferencia de la ginebra que tiene aporte aromático.

El vermut por su parte debe su carácter aromático a una mezcla de entre 18 y 40 especias, flores, raíces y hierbas y de más componentes que proporcionan un gusto, aroma y sabor peculiar. En este caso no se realiza una destilación como en la ginebra, se hace por medio de infusión, es decir, la composición de hierbas se introduce en alcohol y se deja reposar por ciertas horas, días o semanas, para que adquiera el carácter deseado. Una vez terminada esta infusión se mezcla con vino tinto o blanco y se edulcora a gusto, teniendo con ello una bebida, de gusto vínico, ligeramente dulce y con gustos amargos, siendo aperitivos ideales cuando los tomas solos.

Finalmente el Martini es una mezcla entre ginebra o vodka y vermut.

El Martini es un cóctel de diseño moderno que se empezó a realizar en las grandes urbes como Nueva York o San Francisco y tiene varias historias de su nombre y origen, pero lo importante es que llegó a ser una de las bebidas más conocidas y queridas en el mundo de la coctelería.

Dentro de los cócteles más conocidos encontramos algunos por sus diferencias en composicon, el Dry Martini o Clasico, Bronx, Manhattan, Negroni, Gibson, Vesper, Queens, Cosmo, Martini Royal, Dry Martini Tequila.

Cada uno haciendo brillar a una bebida diferente y marcando origen, lugar o época, estilo o gusto. Inclusive las épocas del año marcan estilos para los martinis, haciendo una gran gama de cócteles como, Martini de granada, de limoncello, chocolate, de lima, y así podríamos estar un buen rato con ellos.

En apariencia el Martini es una bebida de dos ingredientes y a vista muy sencilla de realizar, pero habrá que tener cuidado en los tiempos y las medidas ya que son perfectas para que el Martini tenga el equilibrio perfecto. La relación está cinco a uno, ginebra-vermut, con hielo, una aceituna o cáscara de limón.

La relación entre la ginebra (vodka) y vermut debe ser perfecta (75ml-15ml) con ello tendremos los elementos equilibrados para la bebida, basándonos en los gustos de cada quien, después de se agrega hielo y se remueve, “sin agitar demasiado” para que el hielo no haga una mezcla aguada, y se adereza con un aceituna.

El cóctel es tan sencillo que la elaboración debe ser perfecta para que sea ideal, no admite errores pues estos serán muy notorios.

Un abrazo.

Jesús Díez
Jesús Díez
Químico / Enólogo / Viticultor Columnista, Conductor de TV, Radio y Catedrático. Director de la Escuela de Vinos, JESUSDIEZ/VINICULTURA
Jesús Díez® / 2024

El vino es pasión en una botella