España y sus vinos

Es por ello que hoy mi labor será abrir ese gran mosaico de grandes elaboraciones de España poco conocidas integradas a las más conocidas.

Normalmente al hablar de países y sus producciones debemos hacer hincapié en el consumo per cápita. En España éste ha decrecido en los últimos años, llegando hasta los 24 litros por persona anual. Sin embargo, España sigue siendo el país con el mayor número de hectáreas de cultivo de vid en el mundo, simplemente el 30% de las vides de Europa están en España, y el 15% del total mundial, se dice rápido, pero son muchas hectáreas que cuidar.

Si empezamos a movernos por la península ibérica empezamos a encontrar grandes huellas vitícolas por todos lados, hablaremos entonces de Denominaciones de Origen o de Indicaciones Geográficas que nos dan gran calidad en los vinos. Sabemos que para tener un buen conocimiento de los vinos en el mundo debemos probar de todos los estilos, por ello haremos un recorrido por los espumosos, blanco, tintos, rosados y finalmente por los dulces o fortificados.

Empecemos con los grandes vinos espumosos de España, elaborados por el método champenoise, los cuales se elaboran en toda España y en una buena parte de zonas vitivinícolas que tengan climas frescos para crear un mosto adecuado, para su conservación en botella. Aunque sabemos que los más famosos son los cavas de la zona de Penedés cerca de Barcelona, donde se realizan Cavas que es el representante español de los vinos de Champagne en Francia y Franciacorta en Italia, todos ellos de gran calidad. Aunque no solo ahí se pueden elaborar Cavas también en 23 municipios alrededor de España, incluyendo Rioja, Valencia, Navarra y alguna más.

Dentro de los grandes vinos blancos no podemos perdernos los Albariños de Rías bajas, con sus notas minerales, florales y frutales, sutiles elegantes que han conquistado el mundo entero. Cerca de ahí están otras zonas que albergan varietales poco conocidos, pero con un carácter verdaderamente espectacular como son DO Ribeiro, con su Godello o Treixadura, con un carácter mineral pero gran carga frutal que hace de los vinos un nuevo concepto. De ahí saltamos a los vinos de DO Rueda, en donde la uva Verdejo se está apoderado de España y el mundo con sus aromas de monte bajo, perfecta acidez y frutalidad que va con todos los sutiles platos de la cocina en el mundo. Otro gran varietal blanco es el del vino txakoli o chacolí del país vasco, de acidez alta y residuo carbónico que lo hace ideal como aperitivo y con comida de mar.

Los blancos en España generalmente elegantes y frescos sin barrica, también tienen la vertiente de barrica o con reposo en lías para dar más carácter y estructura al vino, ganando con ello adeptos a la comida más estructurada.

Cercano a los blancos encontramos los rodados españoles, sutiles, elegantes y con una versatilidad impresionante para combinar con cualquier tipo de comida, ya sea sutil o potente, ya que como tienen componentes estructurales de vino blanco y tinto a la vez los hace ser camaleónicos a la hora de degustar la comida, siendo sumamente adaptables a todo. Los mejores rosados sin duda son los de la DO Navarra, y hoy en día los famosos prieto picudo de la zona de León DO Tierra de León, aunque en zonas como DO ribera del Duero, DOC Rioja, DO Cigales, DO somontano, DO ribeira sacra, DO Bierzo, y muchos más.

Los tintos de España se encuentran en los vinos más valorados en el mundo, todos ellos de gran calidad y en ocasiones con la oferta económica más cercana al bolsillo, sin perder los atributos de perfección. Todos conocemos los grandes Rioja y Ribera del Duero, pero qué tal si empezamos a experimentar ahora con los nuevos Riojas de zonas altas y frescas que dan una impresión de frutalidad y acidez perfecta para vinos de guarda y potencia. Al igual en Ribera vale la pena probar vinos que se desvinculan de la famosa milla de oro, elaboraciones en el oeste de la denominación que con el cambio climático están teniendo añadas espectaculares, vale la pena probarlas. Otro de los grandes exponentes es el Priorato cerca de Barcelona, que, con sus suelos pizarrosos, las brisas frescas del mar y las diferentes alturas de montaña, nos ofrecen vinos de gran estructura, poder y notas minerales perfectas para los platillos mexicanos. Además de estas tres grandes vale la pena no olvidarse de DO Bierzo y sus vinos de uva Mencía de gran calidad y estructura aromática, los Imponentes DO Toro llenos de estructura, los magníficos vinos de DO Campo de Borja, DO Cariñena y DO Calatayud, llenos de estructura y elegancia. Pero si en tintos quieren conocer deben de probar, los grandes vinos de uva bobal de Utiel- Requena, de gran acidez y estructura aromática muy diferente a lo que seguramente han probado, o la DO Almansa con sus grandes vinos de monastrell o garnachas, equilibrados en fruta, alcohol y potencia tánica, perfecto para una carne grasa.

De ahí saltamos a los vinos de aperitivo y postre como son los DO Jerez, DO Málaga y Sierras de Málaga y los famosos DO Montilla Moriles, elaborados con levaduras autóctonas que dan un estilo excepcional para combinarlos con casi toda la comida ya que su cercanía al mar y la composición de su suelo de diatomeas da un carácter mineral inigualable en el mundo.

Finalmente las islas, con uvas autóctonas de hace muchos siglos, fruto de los navegantes y su comercio, hacen de Mallorca y Canarias un vergel de sorpresas inigualables, en tintos de uva negra moll y vinos dulces de moscatel, listan blanco y malvasía, ideales para el postre si las logras encontrar ya que así como espectaculares las producciones son no elevadas y difíciles de conseguir.

Con esto hemos dado una vuelta por España recorriendo zonas, viñedos y uvas con estilos para todos los gustos, lo único que hay que hacer es descubrirlos.

Un abrazo
Jesús

Jesús Díez
Jesús Díez
Químico / Enólogo / Viticultor Columnista, Conductor de TV, Radio y Catedrático. Director de la Escuela de Vinos, JESUSDIEZ/VINICULTURA
Jesús Díez® / 2024

El vino es pasión en una botella