La gran plaga de la Filoxera

Aprendimos seguramente de manera empírica, que haciendo una ligera poda o corte de las plantas al final del otoño o en invierno, ya sea por el hombre o algún animal de granja que lo hacia, las plantas frutales y de vid tenían más producción al año siguiente, de hecho por ello seguimos haciendo estos métodos de manera más científica para que las plantas vivan más años y ofrezcan mejor calidad de frutos que se reflejan en mayor calidad en los vinos.

Desde entonces la biodiversidad nos ha enseñado que las plantas se adaptan a los climas, los cambios de temperatura, los diferentes suelos y a lidiar contra los insectos y microorganismos existentes en el terruño. Con estas grandes enseñanzas hoy en día cultivamos los viñedos de la más alta calidad, tratando de entender los terruños para que ese perfil único que nos ofrece cada uno de ellos lo podamos expresar en los vinos.

Con el paso de los años la viticultura se ha adaptado como ya hemos visto a infinidad de zonas en el mundo, con esta integración, las plantas de vid han sabido aclimatarse a vivir con contaminaciones como los hongos, han sabido crear mecanismos de defensa contra ellos y hacer que los afecte lo menos posible. Sabiendo esto nosotros tratamos de utilizar esos beneficios.

Para el año 1850 empezamos a tener clasificaciones de calidad en algunas zonas de vino en Europa (1855 Clasificación de los vinos de Burdeos) y tratando de mejorar la calidad y producción de las plantas de vid, se importaron de América, plantas de vid resistentes a los efectos del Oídio, hongo muy extendido en toda Europa y que mermaba las producciones tanto en cantidad como en volumen. La idea era hacer una unión entre las plantas europeas y americanas para generar una nueva planta con genes resistentes al oídio. Pero resultó que en alguna de las plantas Americanas, venía escondida la filoxera. Insecto que come las raíces de las plantas de vid y no deja desarrollarse a las mismas, llegando a morir por falta de alimento o absorción por las raíces. Para 1863 ya estaba la filoxera en Inglaterra, Burdeos y la zona de Oporto, extendiéndose a toda Europa y atacando a todos los viñedos del viejo continente.

Para esta época, Europa vivía el inicio de la segunda revolución industrial, las ciudades se empezaban a colmarse de habitantes y las condiciones higiénicas no eran las más adecuadas, sobre todo del agua que se bebía, por ello la ingesta de vino era tan alta que llegaba a los 120 o 130 litros de vino al año. Como el vino no tenía interacción con el agua, era difícil enfermarse ya que no se contaminaba. Pero con la llegada de la Filoxera, las cosas cambiaron y la producción de vino se redujo en un 90%, debido a la muerte de las plantas a causa de la filoxera.

Los estudios se apresuraron para encontrar cura, tanto por el miedo a consumir agua como por recuperar ese sector económico. La mejora llego en poco tiempo con el injerto, unión de plantas americanas en raíz y europeas en producción de uva (ya comentado en la entrega anterior), con ello se pudo recuperar en algunos años las producciones de vid en campo, así como el consumo de vino diario.

Hoy en día la filoxera es un insecto que da problemas a la viticultura, siempre y cuando las plantas no estén injertadas, por ello el mundo entero tiene plantas injertadas, eximiendo algunas zonas que tienen características de suelos arenosos donde la filoxera no puede vivir como en zonas de México, o en suelos con alta concentración de lluvia llegando a la asfixia, como las zonas de vinos de Txacoli en España, o finalmente en zonas donde la filoxera nunca ha llegado como son grandes extensiones en Chile y Australia y pequeñas zonas de montaña o la llamada viticultura extrema (viñedos con altitud o latitud fuera de lo común) como es el caso de zonas como el Bierzo en España y algunas otras zonas Europeas poco transitadas.

Finalmente entendemos que para luchar contra la filoxera nos ayudará, el conocimiento y las técnicas de rastreo, el suelo y su estructura, el clima y los injertos, todo ello en conjunto hace un control exhaustivo de la gran plaga de la filoxera.

Un abrazo
Jesús

Jesús Díez
Jesús Díez
Químico / Enólogo / Viticultor Columnista, Conductor de TV, Radio y Catedrático. Director de la Escuela de Vinos, JESUSDIEZ/VINICULTURA
Jesús Díez® / 2024

El vino es pasión en una botella